Amazon

domingo, 9 de diciembre de 2018

El sentimiento y la objetividad ¿Cómo una influye con la otra?


La objetividad es relativa, pero podemos comprender por ella que es la cualidad de ver los puntos de vistas sin inclinar la balanza hacia ninguno de los lados. Ni ser muy extremista y negativo, ni ser muy positivista e irreal. Sino de visualizar observando y analizando en el escenario todos los pros y los contras y determinar de la manera más certera posible sin dejar que los sentimientos influyan en la conclusión.



¿Y porque los sentimientos influyen? En ocasiones nos ata el sentimiento que poseemos por personas, objetos, acciones, empleos, ideas, entre otras cosas. Que cuando eso se ve afectado lo defendemos aportando todo lo posible, incluso cuando ya no lo merece o no es conveniente hacerlo. Para explicar mejor mi opinión y mi planteamiento voy a ejemplificar (espero ser objetivo).

Normalmente, se dice en psicología que los profesionales no pueden tratar a sus familiares y esto es porque se tiene una unión sentimental que no permite ver las cosas de manera correcta. Si debe diagnosticar a alguien con un problema psiquiátrico será difícil, sobre todo cuando el posible trauma afecta o interviene al especialista. Incluso puede darse el caso de que sea él quien lo provoco. Como pudiera suceder por ejemplo, donde el especialista sea un padre o madre y el paciente el hijo o hija.

Podemos también pensar en una relación amorosa, donde una de las partes está muy enamorada y la otra no. Puede ocurrir una infidelidad y los amigos de la víctima decirles, mostrar la evidencia, aconsejar, empero ninguna de estas acciones van a cambiar de opinión al individuo. Él o ella seguirá viendo a su pareja como fiel e incluso puede darse el caso de la justificación.

Así mismo, si ocurriera que uno de sus familiares o ser querido, tiene un conflicto y el cual fue provocado por el mismo. Se complica la posibilidad de ser objetivo y decir: “la culpa es tuya”. Es probable que la otra parte alegue: “soy tu… (Parentesco) debes ponerte en mi posición no en la del enemigo”. O simplemente el familiar apoye a su pariente independientemente de que haya sido su culpa. Es como un honor u orgullo moral. Y es por eso que ser objetivo a veces complica más las cosas.

Incluso podemos verlo en las películas que proyectan historias de zombies. Donde el humano que tiene a un familiar perdido ya que se convirtió en un zombie, escoge alimentarlo y conservarlo “con vida” antes de pegarle un disparo en la cabeza. Prefiere mantener viva la esperanza de que va a cambiar, antes de acabar con él. Sabiendo que puede ocasionar un problema mayor cuando se suelte y lo muerda a él o a cualquier otra persona que esté cerca.

Esto sostiene que el no ser objetivo normalmente puede ocasionar un problema mayor. Debido a que es prácticamente mentir y engañar ya sea a uno mismo (que ocurre en la mayoría de los casos) o a la otra parte.

Incluso se puede dar a la inversa, que tengamos emociones negativas por una persona que en un momento determinado aprovechamos y damos una opinión errada adrede. Con la intención de que este empeore su situación, en vez de “dar un paso hacia adelante va hacia atrás”. Puede que alimentando la envidia, odio, rencor hacia una persona no demos una opinión objetiva y más bien una opinión negativa que aparente ser la más imparcial o la más ecuánime.

Otro ejemplo que se puede realizar son las personas que tienden a tomar malas decisiones con premeditación. Saben, son conscientes de que eso los va a afectar, física, emocionalmente o incluso en el entorno, pero aun así lo hacen. Por ejemplo, los adolecentes “rebeldes” que se dejan llevar por la impulsividad de sus ideas que es atada a una imagen sentimental.

Puede ser también cuando se intenta aconsejar alguien que puede que no nos una un vínculo familiar. Pero al expresarse da sentimientos y no se quiere afectar más de lo que está y otorgamos una idea engañosa para no “empeorar las cosas”. Pero eso incluso puede ser peor, voy a otorgar otro ejemplo.

Un joven habla con una amiga y le indica que se siente rechazado y triste porque no consigue novia. Esta joven puede conocer las fallas que posee el otro lo que origina sus resultados, sin embargo, adopta una postura más emocional y comprensiva y comienza a mencionar palabras que aumenten la autoestima de su amigo. “tú eres bello” “eres una persona excelente” “cualquier chica se fijaría en ti” etc. Este joven puede entender eso como una indirecta y pensar que la chica gusta de él, por lo que comienza a enamorarse intentarlo todo por ella. Pero cuando se tope con la cruda realidad, se sentirá peor que al inicio, hasta puede que se pierda la amistad.

Es por ello que la objetividad puede ocasionar problemas, pero lo que origine, normalmente serán temporales. Ya que en un momento dado cuando se piense y se analice el escenario se comprenderá la realidad de los hechos. Sobre todo cuando se halle las evidencias y las razones que lo apoyan.

Lo que sería importarte es trabajar como expresar una idea objetiva, siendo comprensivo, empático, tolerante, pero no dejar de lado el ser objetivo. Puede ser “entiendo de verdad que te sientas así, pero sería relevante si analizas tus acciones, eso podría ayudarte a tener otro resultado, yo puedo ayudarte”.

Para ser objetivo hay que salir del problema, desvincularse, emocional y sentimental con el caso, ser mediador entre las partes o en el escenario. Es seguro que a las personas les conviene escuchar una respuesta objetiva a diferencia de una respuesta dada solo porque eso quiere oír. Si se desea de verdad atacar el conflicto y solucionarlo de raíz es importante ser objetivo, incluso cuando se trata de nosotros mismos.

¿Cuántas veces ha ocurrido que las personas nos dicen cosas objetivas, pero nosotros no las queremos escuchar? Nos mantenemos enraizado con nuestro propio ideal y no pensamos de manera correcta. Puede que tengamos una tendencia política que realmente este llevando a declive un país. Pero nos une un vínculo emocional, sentimental o incluso orgullo, que no nos deja analizar la situación y ser objetivos. Y por más que nos digan la verdad, nos mantenemos firmes en nuestra posición, luego “el tiempo da la razón”. Pero ese tiempo se podía ahorrar si comenzamos a percibir las cosas de manera objetiva.

Nos ahorraremos tiempo, experiencias desagradables, decepciones, frustraciones, círculos viciosos. Y podemos crecer antes de lo que se estimaría esperando que “el tiempo de la razón”. Todas las emociones o sentimientos pueden afectar, miedo por ejemplo, ¿Qué pensará? O el miedo a perder algo. Venganza, culpa, cólera, alegría, entre otras.

Los invito a practicar la objetividad, seguro tienen más ejemplos, ideas, opiniones, incluso pueden diferir, te invito que lo compartas y poder optar por otros puntos de vistas, recuerda que en Pomum cualquier cosa puede ser escrita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Amazon